Lo mejor de esta semana

Conocí a Gainax con su obra más famosa y el que es uno de los mejores animes de todos los tiempos: Neon Genesis Evangelion. Entonces pensé que esta era una productora encargada de hacer obras profundas, deconstrucciones de las estructuras de historias que creíamos sólidas pero ahora se mostraban frágiles y tan humanas como sus desgraciados personajes. Luego vi FLCL y pensé que era una ligera desviación del tema y que en el fondo esa reflexión seguía ahí, que la serie era una caladita al aire para alejarse de tanta profundidad. Con Abenobashi Mahou Shôtengai pensé que querían hacer una comedia “al uso” pero que el referente seguía siendo Evangelion.

    Tengen Toppa Gurren Lagann y He is my master me demostraron que había estado equivocado desde el principio. Gainax no se ata a un género, no van de filósofos pedantes ni les interesa realmente saber quiénes somos. Gainax es velocidad, Gainax es pasión, erotismo, fuerza, humor y surrealismo.

    A pesar de todo, no estaba preparado, y al conocer su último delirio, Panty & Stocking with Garterbelt, me adentré sin saber realmente a por qué iba.

    Tonto de mí.

Que Dios nos pille confesados

 


La historia nos lleva a Daten City, la típica ciudad que es asediada cada día por monstruos sin que sus pobres ciudadanos puedan hacer nada salvo llorar y rezar por que sus héroes vengan a salvarlos. Por fortuna dichos héroes, o heroínas debería decir, nunca tardan en llegar: son las mellizas Panty y Stocking, dos jóvenes adolescentes con la capacidad de transformar las bragas en armas de fuego y las medias en espadas.

    Ah, y Panty es una ninfómana que se tira a todo lo que se mueve sin remordimiento alguno, es amoral e infantil y no siente respeto por la autoridad. Y Stocking es una gótica que lleva el término “goloso” a un nuevo nivel, que aunque es más razonable que su hermana, sigue siendo tan superficial como un charco hecho con un escupitajo.

    ¿He olvidado mencionar que ambas son ángeles, viven bajo la tutela de un cura negro con un enorme afro y luchan contra fantasmas que representan los fracasos que tuvieron esas criaturas en vida? Espero que no, porque es un detalle importante.

    Como habréis supuesto, sí, esta es una serie que no se sale de los esquemas, sino que los rompe con tanta fuerza que duele y comienza a campar a sus anchas por donde le da la gana. Panty & Stocking with Garterbelt es una serie atípica en todos sus aspectos, y posee tantísimo carisma que ya desde el primer episodio se sabe, y muy bien, por dónde van a ir los tiros.

    Y los capítulos constan de dos episodios de diez minutos.

    Decir irreverente es un halago, llamarla punk se queda corto y hacer referencia a sus formas no alcanza a describir cómo es la serie. Panty & Stocking with Garterbelt toma toda la cultura americana de la animación adolescente de bajo presupuesto que se pasea por Adult Swim, la traduce al lenguaje visual japonés y la trata sin pelos en la lengua y sin mostrar interés por saber si ofenderá o interesará. La serie es tan pasota como sus personajes y su moral y va a lo que va: a dar acción. La filosofía desaparece y el argumento se diluye en la intrascendencia de sucesivos combates contra las fuerzas de algo que habrá que llamar mal aunque la cura sea peor. Qué más da quién sea bueno y qué mas da quién sea malo, qué nos importan las motivaciones de los personajes y los motivos por los cuales son como son. Hay que ganar monedas para subir al cielo, y esos fantasmas no se van a matar solos. Esta sencilla fórmula en manos de cualquier otro se habría echado a perder y habría dado lugar a una serie horrenda e intrascendente sin mayor gracia que la que den los tres primeros chistes, y habría muerto a la misma velocidad a la que se suceden sus episodios, tan atractivos y fascinantes como repulsivos y deplorables. Son una tentación a la que sucumbir, un placer que hay que permitirse al menos una vez para saber lo que pueden dar de sí los japoneses cuando miran a la cultura occidental y deciden hacer una serie tan fuertemente arraigada en la misma. Cuando no parodian alguna película hacen referencia a un cliché, y cuando no insultan en inglés. Y cuando no, bueno, está su preciosa estética.
 

¿Por qué limitarse?


    Panty & Stocking with Garterbelt se muestra tan radical en su estilo de dibujo como lo hace en su argumento, y jamás se está quieta. Su estilo está fuertemente inspirado en artistas como Craig McCracken o Gendy Tartavosky, ambos creadores de series como El laboratorio de Dexter o Samurai Jack, pero posee el dinamismo y detalle en la animación de una buena OVA. Las escenas de acción poseen imágenes de una increíble fluidez y movimientos frenéticos, siendo un festín para los ojos a cada momento. No obstante, Gainax no se conforma con este original y dinámico estilo para la acción, sino que varía y experimenta con varias formas de dibujo, desde el chibi hasta un detallado estilo shônen o unas formas más crudas, propias del seinen realista, para adaptar la animación a la acción, y no al revés. En imagen la serie se muestra insuperable por su variedad y calidad en cada uno de los palos que toca, llegando incluso a combinar varios estilos en una misma imagen para causar un fuerte contraste. No obstante, esta pasión y dedicación en lo audiovisual no queda ahí, ya que la banda sonora es igualmente increíble. Poderosamente influida por la música electrónica de la escena club, en Panty & Stocking with Garterbelt se dan a conocer las músicas house, techno, dance e incluso dubstep, que combinadas con ritmos influidos por las formas del hip-hop japonés y el j-pop, dan lugar a una banda sonora con mucha identidad, que representa a la perfección el carácter dinámico e imparable de la serie y que le otorgan una razón más de peso para contemplarla y disfrutarla: ver el conjunto de las imágenes moviéndose a toda velocidad mientras suena una frenética composición de buena electrónica le da una coherencia artística a la serie que muchas aspiran a poseer, y la distingue de todo lo que la rodea a todos los niveles.

    En definitiva, Panty & Stocking with Garterbelt no es una serie que vaya a enseñar nada. Nadie va a ser mejor persona ni se va a encontrar a sí misma. Viéndola no vas a aprender nada sobre ti mismo ni vas a comprender mejor cómo funcionan las personas o el mundo. Pero verás acción, verás humor, y disfrutarás de una de las series más irreverentes y punks que ha dado jamás la escena japonesa, con una técnica y un saber hacer que pocas veces atrae tanto, que se queda con nosotros por mucho tiempo y resulta muy difícil de olvidar.




Ficha Técnica

 

Estudio: Gainax

Año: 2011


Género: comedia, acción


Categoría: seinen


Autor: Hiroyuki Imaishi


Nº episodios: 13

Leave a Reply

Se respetuoso o se borrará tu comentario. Gracias.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments


Creative Commons License El contenido de este blog está bajo una licencia de Creative Commons
Acorde con la legislación española se informa a todo aquel que haga uso de la página acepta el uso de cookies realizado por la misma. Ley 34/2002, del 11 de julio sobre servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico
- Copyright © Koukyou Zen - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -