Lo mejor de esta semana

Cuando nos planteamos el hecho de leer una novela de aventuras pocas veces nos podemos imaginar que la protagonista absoluta sea una mujer, la voz cantante de una narrativa relacionada injustamente al género masculino, y mucho menos cuando nuestra “chica” apenas empieza la historia con catorce años. “Curiosity shop” es un cómic que juega con muchas ideas preconcebidas acerca del género y les da una vuelta de tuerca. ¿Estás listo para entrar?


En el 2011 “despertó” al mundo las aventuras de nuestra joven protagonista, Max Prado, una joven de 14 años, valiente, aventurera, arrojada y curiosa, siempre oficiosa en cuanto a descubrir el mundo se trata. La narración se inicia en 1914 cuando la joven Máxima vuelve del internado belga al que su padre la había enviado años atrás. La muchacha descubre nada más bajar del tren en Barcelona, su patria, que su padre había fallecido, aparentemente con un propio tiro en la cabeza. Max, presa de un dolor profundo por la pérdida de su adorado progenitor, no puede concebir que se haya suicidado. 

Un encuentro fortuito y una charla escuchada a escondidas hacen que la joven se arme de valor y se cuele en el coche de Lorenz, que marcha hacia Madrid. Allí aparecerá Max, conociendo a un miliciano de nombre Pau Xiprés que marchará al día siguiente a Marruecos y que le roba el primero beso. Al despertar al día siguiente delante del palacio de Oriente conocerá al fotógrafo Mauricio, que la acogerá en un principio y que le dará la clave para comenzar a descubrir el misterio que hay alrededor de la muerte de su padre. Poco después Max conocerá a Luna Sadicario, una anciana amable y extraña que regenta una tienda de antigüedad cuyo nombre da título a la saga “Curiosity Shop”. Por estar con ella tendrá un encuentro un poco incómodo con otro de los personajes importantes de este cómic, Valsapena, un guaperas con muy mala leche, que está aparentemente metido en un mundo el cual Max comienza simplemente a vislumbrar. Y es que, como buen cómic de misterio y aventuras, la muerte del padre de Max, Víctor Prado, no era exactamente lo que aparentaba y existe toda una trama alrededor de una extraña máquina, codiciada por todos, capaz de crear un idioma creado en la antigüedad para acabar con las diferencias de lenguas que en pleno auge de la no todavía Primera Guerra Mundial debería proporcionar un potente código secreto.

“1915: Por encima de la pelea”, editado el 2012 por la ya Editores de Tebeos (EDT) nos sitúa la narración un año más adelante, cuando Max ya tiene quince años. En esta ocasión, acompañada de Luna, buscarán la mesa de Salomón, pero por si algo destaca este álbum es porque profundiza en la historia de los personajes secundarios, como Luna o Valsapena, totalmente interesantes por separado como junto a Max. Así pues, con este tomo se consolida una historia en la que la joven buscará reliquias acompañada de Luna, siempre con la contrapartida de Valsapena, que le pisará los talones. 

En cuanto a la realización de la serie a nivel físico podemos decir que los dibujos de Montse Martín acompañan maravillosamente el guión perfectamente hilado de Teresa Valero. No es de extrañar que para una persona que coge por primera vez este cómic y vea la estética piense inmediatamente quizás en los dibujos de la Disney o el más puro estilo europeo. Aunque parezca mentira, la suavidad, el colorido y la vivacidad de los personajes son los que mejor se adaptan a un mundo muchísimo más sombrío de lo que aparenta ser. La composición de viñetas en ocasión es excepcional y aunque en el tomo primero podemos observar un poco de “horror vacui”, el tomo dos deja muchísimo más campo a la dibujante para demostrar más sin palabras.

Algo que vale infinitamente la pena, aparte de la trama, de la cual cada vez que releamos el cómic encontraremos algo interesante, es la recreación a nivel histórico. Gente que ha visitado o vive tanto en Madrid como en Barcelona, u otros parajes de España (de momento, no se descarta que viajen a otros países en un futuro) puede reconocer, como si de una vieja fotografía se tratara, sus propias ciudades. Se nota el mimo especial con el que las autoras han querido premiar al lector audaz al poder reconocer lugares por los que ha paseado y cómo han cambiado con el tiempo.

En resumidas cuentas, “Curiosity shop” es el inicio de una saga que narrará la vida de Max Prado año por año y que nos seducirá desde las primeras páginas con su narrativa ágil y documentada y su dibujo vivaz y detallista. Un buen cómic que no podéis dejar de ver.

Ficha Técnica


Nombre original: Curiosity Shop

Guión: Teresa Valero

Dibujo: Montse Martín

Nº de tomos: 3

Editorial: Glènat-EDT; Dibbuks

Leave a Reply

Se respetuoso o se borrará tu comentario. Gracias.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments


Creative Commons License El contenido de este blog está bajo una licencia de Creative Commons
Acorde con la legislación española se informa a todo aquel que haga uso de la página acepta el uso de cookies realizado por la misma. Ley 34/2002, del 11 de julio sobre servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico
- Copyright © Koukyou Zen - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -